A menudo se emplean como solución contra la sequedad vaginal que se produce por un descontrol de su pH.

Dado que facilitan la penetración vaginal y anal, son aliados para el placer de ambos miembros de la pareja.

Un estudio de la Universidad de Indiana, en Estados Unidos, descubrió que un 65% de las mujeres usan lubricantes para un sexo más cómodo y un 85% de los hombres lo hacen en relaciones homosexuales.

En algunos casos su uso es imprescindible, pues el exceso de sequedad aumenta el riesgo de infecciones, irritación y relaciones dolorosas.

Sin embargo, es esencial saber elegir la variedad correcta, en función del uso que se le quiera dar, pues no todos son iguales y algunos pueden no servir a tus propósitos.

Tipos de lubricantes íntimos que debes conocer

Antes que nada cabe advertir que no se aconseja el uso de lubricantes caseros. Productos como la vaselina o las cremas hidratantes pueden causar descontroles en el pH vaginal y derivar incomodidades como la picazón e irritación.

Lo ideal es optar por alguna de las presentaciones disponibles en farmacias y sex shops.

Lubricantes a base de agua

Son los más recomendados para disminuir la sequedad vaginal causada por los descontroles de los niveles de estrógenos.

Son fáciles de limpiar, no causan manchas y son seguros cuando se utilizan en conjunto con el preservativo.

Sin embargo, en periodos prolongados se deben reaplicar, ya que tienden a secarse.

Además, no se deben usar cuando hay contacto con el agua (por ejemplo al hacer el amor en la ducha), pues se diluyen con facilidad.

Lubricantes a base de aceite

Están fabricados a base de grasas vegetales como las que provienen de la oliva y el maíz.

Aunque fueron populares durante muchos años, hoy en día su uso no es tan recomendado.

Si bien ofrecen una lubricación prolongada, pueden causar manchas en la ropa y sábanas.

Lo más grave es que deterioran el látex de los condones y facilitan su rompimiento.

En muchos casos, además, propician la aparición de infecciones en la mujer debido al descontrol que producen en la flora vaginal.

Lubricantes a base de silicón

Estos tipos de lubricantes íntimos son más densos y duran más que los elaborados a base de agua.

Se recomiendan para practicar sexo anal o para aquellos encuentros en el agua. No obstante, es un poco difícil retirarlos y no se deben usar con juguetes sexuales.

Otros tipos de lubricantes íntimos disponibles

Los productos mencionados anteriormente son los más conocidos y utilizados, sin embargo, hay otras variedades que sería bueno conocer.

Es importante verificar sus componentes, pues muchas de estas versiones, aunque son estimulantes, pueden causar efectos indeseados.

  • Térmicos: ideales para despertar sensaciones en la piel por todo el cuerpo. No se recomiendan para lubricar la vagina.
  • Estimulantes: contienen sustancias como la arginina y mentol que facilitan la estimulación del clítoris.
  • Untables: se pueden adquirir en forma sólida o gel. Algunos tienen sabores y son comestibles.
  • En supositorio: diseñados para los hombres que quieren explorar su punto “P”.
  • Con feromonas: cuentan con componentes que potencian el deseo sexual.
  • Lubricantes ecológicos: contienen componentes hipoalergénicos para aquellos que suelen tener alergias.

¿Cómo se utilizan los lubricantes íntimos?

La forma de utilizarlo es muy simple. Tan solo hay que tomar una o dos gotas del producto y aplicarlas en la entrada de la vagina, ano o pene. Al extenderlo sobre la zona deseada se puede juguetear con los dedos para una doble estimulación.

¿Lista para empezar a utilizarlos? ¡Atrévete a experimentar otras sensaciones!

Te recomendamos visitar tambien www.titan-gold.cl