Lubricantes

Los lubricantes íntimos lentamente se han ido haciendo más conocidos en nuestro país. Al punto que hoy puedes encontrar en el mercado con sabores, efectos de calor y hasta uno que puede provocar la sensación de la primera vez. Pero para elegir bien, hay que informarse primero.

La principal función de un lubricante es disminuir el roce, lo que evita molestias y dolor que pueden producirse en la penetración. Si hay sequedad pueden producirse pequeñas heridas que aumentan el riesgo de contagio de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

Además si se seca el condón aumenta el riesgo de que este se rompa. Por esto no solo hace más grata la relación al evitar dolor, sino que también disminuye el riesgo de contraer enfermedades.

El uso de lubricante se recomienda para todos quienes practiquen sexo anal ya que no hay lubricación natural. En penetración vaginal siempre que la lubricación natural no sea suficiente, lo que puede suceder luego de la menopausia, cuando se usan anticonceptivos hormonales, cuando se toma alcohol y como efecto secundario de algunos medicamentos. Cuando se usa condón y la penetración es prolongada también es recomendable, ya que el condón suele secarse.

Mostrando todos los resultados (8)